Formación  
   
Al escurrir sobre la corteza de ramas y troncos recubrió diferentes organismos o bien, pequeños animales eran atraídos hacia ella por su penetrante aroma y consistencia pegajosa, quedando envuelto en esta resina para siempre, conservando su estructura molecular externa intacta sin la sustitución de los tejidos orgánicos por minerales, preservando así todas sus características morfológicas, lo que nos brinda ahora inmejorables condiciones de estudio taxonómico.
   
La resina se endurecía en el suelo y era transportada por la lluvia hasta los ríos y arroyos, desembocado en la zona costera, que hoy es la región del AMBAR, sepultándolo hasta nuestros días.
   
El ámbar mexicano cuenta con una característica muy especial: claridad, alta definición y conservación de las inclusiones biológicas. Además, algo que lo distingue de todos los yacimientos ambaríferos del mundo es la formación geológica en que se encuentran los depósitos, ya que esta denominación es única en todo el planeta.
   
Las piedras o piezas de ámbar, en la naturaleza tienen formas muy variadas desde irregulares hasta bien formadas como gotas, estalactitas o campaniformes
   
El ámbar es probablemente la primera joya usada por el hombre. Es una resina fosilizada proveniente de pinos, coníferas o plantas leguminosas que datan de hace 40 millones de años y que con el tiempo se petrificaron formando masas irregulares y extensas dentro de los estratos de arenisca y pizarras arcillosas de la edad terciaria.
 
 
 
Derechos Reservados ®  desde Enero 2005
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. México.
Developed by b2bsmart.net